... CARGA ...

  • Cynthia Zuniga Libros
  • Cynthia Zuniga Libros
1 2

BLOG

06.09.2020

SOLO SER

Esta temporada complicada que se vive a nivel mundial nos invita a solamente SER. Quizás nos hemos desacostumbrado, porque nos hemos enfocado en HACER la mayor parte del tiempo. Necesitamos ser productivos en todo tiempo, hasta asignamos nuestra valía a la capacidad que tengamos de cumplir con muchas metas diarias; pero vienen pausas como el confinamiento, la cuarentena, el resguardo, como le queramos llamar, que de alguna manera nos obligan a bajar el ritmo, a pensar y meditar más acerca de todo, a convivir con los nuestros un poco más, a fijarnos en los detalles que ya dábamos por sentado.

 

¿Qué pasa al confrontarnos con nosotros mismos?

¿Qué encontramos?…¿Nos gusta?, ¿No nos gusta?

 

  1. Al detenernos por un momento, callarnos y solo escuchar. Enfocarnos más en lo fundamental, regresar a lo básico, simplificar nuestra vida en todas las áreas.
  2. Entonces nos damos cuenta que no necesitamos tanto, que lo importante lo tenemos dentro de casa. Si estamos sanos, la familia completa y seguros…¿Qué más queremos? Es tiempo para ser y sobretodo agradecer.
  3. Convivir, organizarnos, ser equipo. Es la mejor forma de pasar este tiempo. Poniendo en práctica esto. El reto de este tiempo radica en dedicarnos a cuidar a los nuestros y a nosotros mismos. Me gustaría recordarte 5 puntos importantes para mejorar el tiempo que nos queda y lo que viene en los próximos meses.
  4. Organizar nuestros pensamientos: es importante ordenar lo que pensamos sobre nosotros mismos, sobre otros, sobre la situación que estamos viviendo y cómo queremos pasar el resto de estos días: ansiosos, preocupados por el futuro, irritados, desesperados o quietos, en paz confiando que a Dios nada se le escapa de control. Por muy difícil que parezca.
  5. Organizar nuestro tiempo: un poco cada día, el estándar de productividad no se puede medir de la misma manera que lo hacíamos regularmente antes que sucediera esta pandemia. Un poco de cada cosa: planificar, ejecutar, trabajar, convivir, descansar, realizar tareas del hogar, tareas de los niños, tiempo de juego,  tiempos para conversar, tiempos de no hacer nada, descansar de nuevo…y así.
  6. Ser flexibles: tiene mucho que ver con el punto anterior. Aunque hagamos un horario o mantengamos nuestra estructura es posible que algunos días habrá que variar, porque recordemos que no estamos en circunstancias normales. No son tiempos regulares. A los que nos gusta tener ese sentido de control, en este tiempo debemos recordar y tener claro que no tenemos por qué tener control sobre nada. Es algo que está sucediendo a nivel global, está fuera de nuestras manos. Con quedarnos en casa y tomar las precauciones debidas ya estamos cumpliendo o colaborando de la forma que debemos.
  7. Disfrutar: ver el lado bueno de estar en casa, agradecer. También tener fe que saldremos de esta situación, que la economía se reactivará eventualmente. Cada vez que nos sintamos preocupados ir y hablar con Dios para descargar de nuestra alma lo que nos aflige. Es válido preocuparse, es normal, pero lo importante es no quedarnos allí todo el tiempo.
  8. SER: buscar hacer actividades que habíamos dejado de lado y solíamos disfrutar como leer, pintar, escribir, cuidar nuestro jardín, remodelar áreas de la casa, cocinar, etc. Muchos dicen que el arte no sirve para nada, al menos no para fines prácticos. He encontrado en redes sociales muchos mensajes sobre qué haríamos en estos días sin el arte, las películas, series, libros, museos virtuales, aplicaciones, fotografías, música, animaciones, etc.

Considero que la industria creativa ayuda mucho, no solo nos entretiene, sino que también nos permite hacernos preguntas que regularmente no tendríamos tiempo para hacerlas, nos ayuda a expresarnos. Es permitirnos ser vulnerables, descubrir el alma, encontrarnos con nosotros mismos y solamente ser, vivir, experimentar.

 

Es posible que hayan momentos para expresarnos y momentos para no hacer nada. Algunos hemos perdido esa costumbre.

 

Dios habla mucho en los momentos en que no hacemos nada y estamos en silencio, quizás sea eso lo que necesitamos para reconfortar nuestra alma. Encontrarnos con Dios de otra forma, en otro nivel, de una nueva manera que aún no conocemos.

Facebook de Sin Desahogo

(L:6-Det6/K:202036) / lc:1031 / cp:1252 | © superweb.at/v17